La iglesia de los capuchinos: historia y controversia

En la ciudad de Buenos Aires, Argentina, se encuentra un monumento arquitectónico de gran importancia histórica y cultural: la iglesia de los Capuchinos. Sin embargo, esta iglesia no se encuentra en su estado original, sino que quedó trunca debido a diversos factores, entre ellos la intervención del arquitecto Agusto Ferrari.

Índice de Articulo
  1. ¿Por qué se llama Iglesia de los Capuchinos?
  2. La intervención de Agusto Ferrari
  3. El legado de la iglesia de los Capuchinos

¿Por qué se llama Iglesia de los Capuchinos?

Antes de adentrarnos en la historia de Agusto Ferrari y su intervención en la iglesia de los Capuchinos, es importante comprender por qué lleva este nombre.

La iglesia de los Capuchinos fue construida por la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, una rama de la Orden Franciscana. Esta orden religiosa se caracteriza por su estilo de vida austero y su dedicación a la pobreza, siguiendo los principios de San Francisco de Asís.

La iglesia de los Capuchinos fue concebida como un lugar de culto y oración para los capuchinos y la comunidad católica en general. Su diseño arquitectónico estaba inspirado en el estilo neogótico, que se caracteriza por sus altas y esbeltas torres, arcos apuntados y vitrales coloridos.

La intervención de Agusto Ferrari

Agusto Ferrari fue un reconocido arquitecto italiano que llegó a Argentina en la década de 1880. Su talento y experiencia en la construcción de iglesias lo llevaron a ser contratado por la Orden de los Capuchinos para llevar a cabo la construcción de su iglesia en Buenos Aires.

Ferrari, conocido por su estilo arquitectónico ecléctico, decidió realizar modificaciones significativas en el diseño original de la iglesia de los Capuchinos. Estas modificaciones incluyeron la incorporación de elementos neorrománicos y neorrenacentistas, que diferían notablemente del estilo neogótico original.

Además, Ferrari decidió reducir la altura de las torres de la iglesia, lo que provocó que quedara trunca y no alcanzara la altura prevista en el diseño original. Esta decisión fue motivo de controversia y críticas por parte de la comunidad católica y de los capuchinos, quienes deseaban una iglesia imponente y majestuosa.

agusto ferrari iglesia de los capuchinos porque quedo trunca - Por qué se llama Iglesia de los Capuchinos

A pesar de las críticas, las modificaciones de Ferrari fueron llevadas a cabo y la iglesia de los Capuchinos quedó trunca en su construcción. Esta situación generó un debate sobre la intervención de los arquitectos en los diseños originales y la importancia de respetar la visión de los promotores de la obra.

El legado de la iglesia de los Capuchinos

A pesar de no haber sido completada según el diseño original, la iglesia de los Capuchinos sigue siendo un símbolo importante en la ciudad de Buenos Aires. Su arquitectura ecléctica y su historia de controversia la convierten en un atractivo turístico y cultural.

La iglesia de los Capuchinos, a pesar de estar trunca, sigue siendo un lugar de culto y oración para los capuchinos y la comunidad católica. Su interior alberga impresionantes vitrales y esculturas, que reflejan la belleza y la espiritualidad de la fe católica.

La iglesia de los Capuchinos, diseñada por la Orden de los Capuchinos y modificada por el arquitecto Agusto Ferrari, es un ejemplo de la intervención arquitectónica en la historia de la arquitectura religiosa. Aunque quedó trunca en su construcción, su importancia histórica y cultural perdura hasta el día de hoy.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La iglesia de los capuchinos: historia y controversia puedes visitar la categoría Ferrari.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Más información